Consejos para ayudar a su hijo a tener éxito en la escuela primaria

El apoyo de los padres es clave para ayudar a los niños a tener un buen rendimiento académico. He aquí algunas formas en que los padres puedan poner a sus hijos en el camino de ser estudiantes exitosos.

Asistir a la noche de vuelta al cole y a las conferencias de padres y profesores

Los niños obtienen mejores resultados en la escuela cuando los padres se involucran en su vida académica. Asistir a la noche de regreso a la escuela al comienzo del año escolar es una gran manera de conocer a los maestros de su hijo y sus expectativas. Los administradores de la escuela también pueden hablar de los programas y políticas de la escuela.

Asistir a las reuniones de padres y profesores es otra forma de estar informado. Suelen celebrarse una o dos veces al año, en los periodos de presentación de informes de progreso. Las reuniones son una oportunidad para iniciar o continuar las conversaciones con el profesor de su hijo, y discutir estrategias para ayudar a su hijo a dar lo mejor de sí mismo en clase. Reunirse con el profesor también permite a su hijo saber que lo que ocurre en la escuela se compartirá en casa.

Si su hijo tiene necesidades especiales de aprendizaje, se pueden programar otras reuniones con los profesores y otro personal escolar para estudiar la posibilidad de establecer o revisar los planes educativos individualizados (IEP), los planes educativos 504 o los planes de educación para superdotados.

Visite el colegio y su página web

Conocer la disposición física del edificio y del recinto escolar puede ayudarle a conectar con su hijo cuando hable de la jornada escolar. Es bueno saber la ubicación de la oficina principal de la academia de inglés para niños de 4 a 9 años, la enfermera de la academia, la cafetería, el gimnasio, los campos deportivos, los patios de recreo, el auditorio y las clases especiales.

Muchos profesores tienen sus propias páginas web en las que se detallan los deberes, las fechas de los exámenes y los eventos y viajes de la clase. Los recursos especiales para los padres y los estudiantes también suelen estar disponibles en los sitios web del distrito, del colegio o de los profesores.

Apoyar las expectativas de los deberes

Los deberes en la escuela primaria refuerzan y amplían el aprendizaje en el aula y ayudan a los niños a practicar importantes técnicas de estudio. También les ayuda a desarrollar un sentido de la responsabilidad y una ética de trabajo que les beneficiará más allá del aula.

Además de asegurarse de que su hijo sabe que usted considera los deberes como una prioridad, puede ayudarle creando un entorno de estudio eficaz. Cualquier espacio de trabajo bien iluminado, cómodo y silencioso, con el material necesario, es suficiente. Evitar las distracciones (como un televisor de fondo) y establecer una hora de inicio y de finalización también puede ayudar.

Una buena regla general para un período de estudio o de deberes eficaz es de unos 10 minutos por nivel de enseñanza primaria. Los alumnos de cuarto grado, por ejemplo, deberían tener unos 40 minutos de deberes o de estudio cada noche de clase. Si ve que los deberes le llevan mucho más tiempo que esta pauta, hable con el profesor de su hijo.

Envíe a su hijo a la escuela preparado para aprender

Un desayuno nutritivo da energía a los niños y los prepara para el día. En general, los niños que desayunan tienen más energía y rinden más en la escuela. Los niños que desayunan también tienen menos probabilidades de faltar a clase y acuden menos a la enfermería del colegio con molestias estomacales relacionadas con el hambre.

Puede ayudar a mejorar la atención, la concentración y la memoria de su hijo proporcionándole alimentos para el desayuno que sean ricos en cereales integrales, fibra y proteínas, así como bajos en azúcares añadidos. Si su hijo llega tarde algunas mañanas, envíele fruta fresca, frutos secos, yogur o medio sándwich de mantequilla de cacahuete y plátano. Muchas escuelas ofrecen opciones de desayunos nutritivos antes del primer timbre.

Los niños también necesitan la cantidad adecuada de sueño para estar alerta y preparados para aprender todo el día. La mayoría de los niños en edad escolar necesitan dormir de 10 a 12 horas por noche. A esta edad pueden surgir dificultades a la hora de dormir por diversos motivos. Los deberes, los deportes, las actividades extraescolares, la televisión, los ordenadores y los videojuegos, así como los agitados horarios familiares, pueden contribuir a que los niños no duerman lo suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir