Recomendaciones antes y después de visitar a un dentista

Muchas personas acuden a un higienista dental para eliminar las manchas de sus dientes y mejorar su sonrisa, sin siquiera darse cuenta de que el tratamiento es principalmente para la salud bucal, dental y general.

Pautas antes de visitar a un higienista dental según la Clínica dental Urbina:

¿Cómo prepararse para su visita al higienista dental?

Se recomienda que se cepille los dientes antes de llegar a la clínica dental para eliminar los restos de comida de sus dientes y refrescar el olor de su boca.

¿Qué es importante saber?

Muchas personas acuden a un higienista dental para eliminar las manchas de los dientes y ni siquiera sospechan que este tratamiento está destinado principalmente a eliminar la piedra caliza, que es un suelo fértil para que vivan las bacterias.

El sarro evita la penetración del cepillo de dientes entre las encías y los dientes, además de limpiarlos a fondo de bacterias. El sarro en sí mismo causa gingivitis, sangrado e incluso mal aliento. Otra acción realizada por un higienista dental es eliminar la placa bacteriana de los dientes para proteger la salud bucal y dental.

¿Duele?

La sensibilidad al dolor es individual para cada paciente, no solo en función del umbral del dolor, sino también en función del estado de los dientes y las encías. Cuanto más profunda sea la raíz de un diente, más sensible puede ser durante el tratamiento.

Las mujeres en edad reproductiva que visitan a un higienista dental pueden experimentar un dolor intenso durante la menstruación debido al aumento de la actividad hormonal. ¿Qué se puede hacer? Pídale a su higienista dental que le aplique una crema hidratante en los dientes antes de comenzar el tratamiento, lo que aliviará enormemente el dolor de quienes son más sensibles al dolor.

Finalización del tratamiento

Si no ha visitado a un higienista dental durante mucho tiempo, es posible que la cantidad de placa acumulada en sus dientes no se elimine en una visita y se requerirán visitas adicionales para completar el tratamiento.

En casos difíciles, cuando las bolsas gingivales ya están formadas, las bacterias que se acumulan en ellas liberan toxinas que se adhieren al material del diente. En estos casos, se recomienda realizar un legrado de la cáscara radicular del diente, principalmente bajo anestesia local, que además de eliminar el sarro y la placa, también eliminará la capa exterior de tejido radicular saturado de toxinas.

Historia de la enfermedad

Antes de iniciar el tratamiento, el paciente debe completar un breve cuestionario sobre su estado de salud e historial médico. En algunos casos, como antecedentes de meningitis y diversas cirugías, se requieren antibióticos antes de visitar a un higienista dental.

Incluso los casos de trastornos hemorrágicos o la toma de anticoagulantes requieren una atención especial. En cualquier caso, si el paciente tiene una enfermedad crónica o tiene alguna duda, es necesario informar al dentista y actuar de acuerdo con sus instrucciones.

¿Cuál es la competencia de un higienista dental?

Higiene y limpieza de dientes.

  • Eliminación de sarro y otra placa de los dientes.
  • Uso de medicamentos de liberación retardada en las encías según lo prescrito por el dentista.
  • Eliminación del exceso de cemento de la corona y su pulido, así como el pulido de reconstrucciones.
  • Retirar puntos y retirar vendajes de la boca.
  • Aplicación de analgésicos tópicos tópicos en forma de pomada.
  • Brindar consejos, instrucciones sobre higiene bucal y cuidado dental, por lo que se recomienda a los pacientes que traigan su propio cepillo de dientes y otros accesorios a la visita para verificar su calidad e idoneidad.

Recomendaciones después de una visita al higienista dental

Efectos secundarios del procedimiento

Si la raíz del diente está expuesta y se ha eliminado mucho sarro, puede haber una sensación de malestar o sensibilidad después de visitar a un higienista dental, así como sensibilidad de los dientes al frío.

El cálculo extraído expone la raíz del diente, la zona que le transmite sensaciones. En este caso, se pueden utilizar pastas dentales que reduzcan la sensibilidad o barnices de flúor para la raíz expuesta. Si se produce sensibilidad en las encías, puede enjuagarse la boca con agua salada para reducir la sensibilidad y la hinchazón.

Fluoruro

Durante el curso del tratamiento, se le recomendará que se aplique flúor en los dientes para crear una capa protectora y prevenir la posible sensibilidad a los cambios de temperatura (frío / calor) y reducir la probabilidad de caries en el cuello del diente. En este caso, es necesario evitar comer y beber durante una hora después del final del tratamiento.

¿Cómo prevenir la formación de sarro?

El sarro se forma bajo la influencia de muchos factores, incluida la genética, la composición y acidez de la saliva, la nutrición y, por supuesto, la higiene bucal y dental. La formación de sarro no siempre se puede prevenir, pero este proceso puede ralentizarse significativamente. Asegúrese de cepillarse los dientes a fondo y correctamente dos veces al día, utilizando hilo dental para eliminar los restos de comida entre los dientes y prevenir las bacterias y el mal aliento.

¿Cómo se pueden prevenir las nuevas manchas?

Trate de evitar el uso de cafeína y nicotina tanto como sea posible, como beber café y té y fumar cigarrillos, que provocan manchas en los dientes.

¿Cuándo realizar la próxima visita?

La frecuencia de las visitas al higienista dental se determina en función del estado de los dientes del paciente, y cada caso se considera por separado. Cuando el estado de los dientes y la cavidad bucal y los dientes se encuentra dentro de los límites normales, se recomienda visitar al higienista dental una vez cada seis meses. Si se produce una enfermedad de las encías, se recomienda que visite a su higienista dental cada tres meses.

¿Qué más es importante saber?

Es importante saber que una visita a un higienista dental no solo preserva sus dientes y boca, sino que también es necesaria para mantener la salud de todo su cuerpo. Nuestros cuerpos están cubiertos de tejido protector como piel y uñas. El único lugar donde el tejido protector no está sellado es la unión entre los dientes y las encías, a través del cual las bacterias pueden ingresar al torrente sanguíneo y varias partes del cuerpo y causar muchas enfermedades sistémicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir